Primero de Mayo

Es 2017 y el Primero de Mayo está a la vuelta de la esquina. Es 2017 y, de momento, trabajar sigue siendo el principal modo de crear riqueza, una riqueza que sigue siendo distribuida de manera desigual en un mundo que aún se duele de una crisis sistémica y en una Canarias que tiene el paro, la precariedad y la economía sumergida como males endémicos. Y a pesar de las condiciones pésimas en las que se trabaja hoy en día, casi una cuarta parte de la población sigue demandando empleo.

            No es que las condiciones hayan sido mucho mejores para los canarios y canarias de otras épocas, y reconozcámoslo: el paro siempre ha sido preocupante porque nuestra economía, de corte colonial, sigue siendo poco diversificada y falta de los recursos que nuestra miope situación política debería al menos intentar aprovechar, y los recursos con los que sí contamos (y en los que hay que incluir las limosnas europeas y los subsidios adormecedores), están muy mal gestionados por quienes ya ustedes saben. En cuanto a los derechos, no se recuerda a los Mártires de Chicago por casualidad, y ahora más que nunca, porque en cuanto a derechos nos han pasado por encima junto con el conjunto de los trabajadores del estado. Nos han vacilado, nos han tomado el pelo, se han reido de nosotros y nos han hecho pagar la cuenta.

            Todo esto perpetúa y retroalimenta la espiral de injusticia social de muchos miles de canarios y canarias que incluso trabajando tienen serios problemas para llevar una vida digna, de velar por familiares a su cargo, de desarrollarse laboralmente, y en el caso de los jóvenes, de comenzar a forjarse un futuro digno del que estar orgulloso y con el que contribuir al país, a la sociedad que un día todos queremos ver prosperar. ¿Qué autoestima tiene una sociedad en estas condiciones?

            Es 2017 y los derechos de los trabajadores y trabajadoras siguen siendo relevantes. Nuestro trabajo aún importa, importa que sea legal, que sea justo, que esté bien remunerado y repartido. Importa que se creen nuevos puestos en nuevas áreas económicas que ofrezcan nuevas oportunidades, para Canarias y nuestros países vecinos.

Javier A. Rodríguez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *