Los barrancos no son tu papelera

Hoy trataremos un tema muy serio, donde personalmente pienso que  deberíamos de actuar  inmediatamente antes de que sea demasiado tarde.

Si vamos a hablar sobre el medio ambiente versus la sociedad, un tema que últimamente me empieza a preocupar cada vez más por el aumento de residuos que vamos generando. Y desde mi punto de vista un problema muy grande que terminara afectándonos a todos y todas tarde o temprano.

Siempre olvidando un poco la parte negativa, me gustaría felicitar a todas esas personas que personalmente se toman este tema muy en serio e intentan fomentar y crear conciencia verde para que, poco a poco, vayamos disminuyendo el crecimiento de basura o residuos. Por ello me alegra ver cómo a través de diversas redes sociales se están creando grupos de limpieza y va aumentado cada vez más la preocupación por el medio ambiente, con actuaciones como: la creación de grupos de  recogida de basura, la concienciación del medio ambiente y charlas sobre el reciclaje. Me alegra que una pequeña porción de una población de más 7 billones de personas se preocupen por el medio ambiente.

Si no te has puesto a pensar nunca por este tema, ya va siendo hora que empieces. Según algunos estudios que se han realizado en el año 2006, una persona produce sobre unos 2 Kg de basura diarios, lo que supone unos 14 Kg a la semana y 726 Kg por año.

¿Un poco impactante verdad?  Y más si lo multiplicamos por toda la población de una ciudad o barrio nos sale un par de toneladas al día. Esto nos debería de preocupar y no solo por el aumento de basura, sino por las grandes industrias que también generan una buena cantidad de basura y sus datos son aún más escalofriantes.

Este tema es muy delicado por varias razones: ya sea por la visión que genera a las personas que visitan un barrio, el efecto nocivo producido por los desechos, la poca austeridad por mantener limpio el medio ambiente y un largo etcétera.

No puede ser, que un día normal vaya a salir a pasear a mi perra por un barranco y encontrarme un verdadero supermercado de residuos como: tablas con clavos oxidados, partes de un coche, bolsas de basura con los residuos generados en el hogar por una familia, neveras, lavadoras, carritos, pilas, papeles, plásticos y textiles, y me quedo corto.

Si, sencillamente porque la basura no se queda simplemente en los barrancos, sino también en parques, calles, carreteras e inclusive las zonas residenciales. Y sin olvidarnos de las playas y montes, donde ir a disfrutar de un día de playa o monte puede ser un paseo divertido sobre las sobras de los hediondos que vinieron antes que tú.

No saben que muchos de los residuos que tiramos a la calle, son tóxicos para el medio ambiente y para los seres vivos, te recuerdo que tú también eres un ser vivo, no somos seres divinos, ni androides que viviremos décadas sin que nos afecte las condiciones que empezamos a generar para un futuro desastroso.

Tenemos que recordar que vivimos en un planeta que, a grandes palabras, es nuestro hogar y que poco a poco lo vamos envenenando destruyendo el único planeta que por ahora se sabe que hay vida.

“Una unión social y el crecimiento con la naturaleza nos hará más fuerte. No ayudarla es ayudar a destruir nuestro único hogar que conocemos a grandes palabras”, Alex Magallan.

Miguel Alejandro Serrano Espinosa,  Miembro de Jóvenes por la Movilización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *