Estallo de rabia ante tanto “periolisto”. jesús hernández

Desde hace muchos años en el mundo y, en especial, en el estado español, se han dado dos clases de información, la que publica un periodista y la que publica un periolisto.

Es muy triste ver como personas que han estudiado una carrera que debería ser profesional y honesta tiran esos principios en unos segundos. El periodista que debe estar para informar a la ciudadanía de la actualidad y de los acontecimientos ocurridos en el mundo, a veces desinforma, manipula y miente.

Existe una nueva carrera no legal que se denomina “Periolistos” y se dedica a redactar a favor del mejor postor, del que suelta más dinero, sin importar si mienten, si arman guerras o si montan disturbios como en el caso de Venezuela, lo importante es ganar pasta y favorecer a su amo.

En el estado español desde hace muchos años esos “periolistos” se han dedicado a favorecer al actual sistema capitalista, a llamar “ultra” a los fascistas o a llamar “skinhead” a nazis, un intento más de manipular la verdad, de que los movimientos con cierto grado de trascendencia y de izquierda no lleguen a convencer a miles de ciudadanos. Skinhead fue un movimiento obrero y antirracista que nació en Inglaterra en 1960, formado por personas británicas y jamaicanas, del cual, con el tiempo, la derecha intentó apropiarse. Los ultras surgieron en Italia siguiendo el movimiento Hooligans de Inglaterra, los primeros ultras cuyos principales componente eran comunistas.

La derecha con sus “periolistos” ha intentado cambiar el rumbo de la historia y en ocasiones lo ha conseguido. Hoy siguen atacando a movimientos sociales y de izquierda, como puede ser el caso de la izquierda vasca, Podemos y aquí en Canarias a Sí se puede, donde muchos “periolistos” intentan hacer de una noticia una falsa verdad en distintos medios de comunicación. Afortunadamente contamos con medios alternativos y podemos estar tranquilos, porque sabemos que la información llega bien de la mano de auténticos periodistas.

Los “periolistos” han seguido las palabras del Nazi, Joseph Goebbels, “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”, e incluso, más de uno, la ha incorporado a su doctrina cuando escriben en un medio de comunicación.

Una profesión jamás debe de ser maltratada, no permitiríamos que un médico se negara a salvar una vida porque esto favoreciera su economía o la del sistema; un periodista no debe negarse a dar información de forma fidedigna y objetiva, no debe mentir, sobre todo cuando puede perjudicar vidas humanas y/o derechos sociales, un periodista tiene que ser leal a la información.

 

Jesús Hernández Portavoz de Jóvenes por la Movilización

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *