Antiguo santa cruz, nuevo plató de The Walking Dead. Jesús Hernández

Un auténtico escenario catastrófico en pleno centro de Santa Cruz de Tenerife, preparado para rodajes de películas y series en un ambiente apocalíptico, esa es la situación del casco antiguo de la ciudad.

A pesar de que es una broma, no va mal encaminada la propuesta. Es una pena ver cómo está el casco más antiguo de Santa Cruz, con numerosas casas tapiadas sin ninguna actividad, algunas con protección BIC y otras se caen literalmente, causando el cierre de calles y dando mala imagen a la capital de provincia llamada a ser ciudad turista.

Con apenas 9 años recuerdo ir con mis padres y mi hermana a casa de mis abuelos un viernes en la calle D.R Allart, salir a dar una vuelta por esas calles y pararme en el horno de pan de leña que había en la misma para comernos un rico pan como los de antaño, muchas vivencias en esas calles…, ir a Casa Lalo o pararme en alguna tienda de textil hindú a comprar con mi madre sábanas, qué recuerdos.

Quizás todo tenga un porqué, puede que la apertura de grandes centros comerciales y grandes superficies a pocos minutos caminando del centro de la ciudad y la dejadez de la actividad portuaria tuvieran mucho que ver. A pasado de ser una zona con numerosos restaurantes, tiendas y hostales a ser sólo calles en ruinas.

Desde hace unos 4 años está resurgiendo esta zona como un barrio bohemio y alternativo en la actividad comercial, locales nocturnos, tascas, restaurantes y tiendas con un público más exclusivo, desde ropa vintage hasta reciclajes de bicicletas, todo ello acompañado de un rastrillo artesano y cuidadoso, gracias a varios empresarios de la zona que intentan impulsar propuestas para la recuperación de este barrio de Santa Cruz.

Es una pena ver como 8 edificios históricos de estas calles pertenecen al ayuntamiento y el cabildo y están actualmente abandonados. Mientras el ayuntamiento exige a los propietarios arreglar las fachadas, ellos en cambio no hacen su labor, mientras la administración pública alquila oficinas a un coste elevado, tienen edificios que podrían servir para ese uso, o al menos podrían rehabilitarse y ofrecerse bajo una concesión a pequeños emprendedores, para todo tipo de locales culturales, museos, etc.

Soy de un partido político que ha estado luchando para la rehabilitación de todo el casco histórico de la ciudad, ahora, además, soy parte responsable de involucrar a la ciudadana en el Tagoror del Distrito Centro-Ifara de Santa Cruz y creo que va siendo hora de que las instituciones públicas pongan ganas y de verdad sientan a esta ciudad y los que viven en ella “No quiero un edificio de Herzog & de Meuron, quiero rehabilitar la casa tipo modernitas o las casas Canarias con sus bellos balcones, quiero ver vida en esos patios interiores, quiero ver Santa Cruz como en los años 70”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *