No como ellos querrían. Javier A. Rodríguez

​2016 está a punto de acabar y desde la izquierda autocentrada en Canarias debemos sacar cuentas y hacer balance de lo que los nuevos esfuerzos y esperanzas nos han traído. Desde JxM no nos queda otro remedio que ser terriblemente optimistas con nuestro propio trabajo y el de la red Somos, y el de aquellos colectivos que tuvieron a bien trabajar con nosotros pero, como está claro, no todo iban a ser felicitaciones.
No. Y en la izquierda canaria menos. Empezar un proyecto ya es lo suficientemente difícil pero si quieres hacer las cosas a tu manera prepárate para escuchar los rumores más extraños por parte de algunos. Si quieres popularizar la idea de una Canarias libre y próspera, prepárate para las pullas de aquellos a los que les iba de maravilla pinchando y cortando en un movimiento marginal. Prepárate también, en definitiva, para los que tienen en esto fundida su identidad personal hasta el punto de sentir que les atacas personalmente si sugieres otro campo de acción, otra actitud o apertura de miras. Estos individuos no tendrán miedo de invocar la famosa “ley de Godwin” y compararte con Hitler al final de un camino que pasa por Coalición y por supuesto el fascismo.
Así que si has tenido el dudoso placer de hablar con alguien que te ha sugerido que JxM o la red Somos, o la Coordinadora 22 de Octubre, o algo relacionado con estos actos o movimientos tiene algo que ver con CC, españolismo en general o fascismo, nazismo, etc… Considera este artículo una manera oficial de decirte que no hay mentira más burda y con peor intención. La intención de intoxicar el agua de la que bebemos todos los soberanistas, los internacionalistas, los izquierdistas de Canarias, la intención de que esto no crezca y siga siendo el dominio de unos pocos que hacen de este movimiento, que debería ser popular, su coto privado de caza.
Pero para ellos, malas noticias: esto crece. No como ellos querrían, no repitiendo eslóganes decimonónicos ni imponiendo ideas a quienes se prestan a colaborar, sino de manera natural, de la manera normal en la que una sociedad crece hasta darse cuenta de cuales son sus posibilidades y recursos en un mundo como este en el que vivimos y decide en consecuencia. Y a este lado está Jóvenes, en uno de tantos frentes en los que la sociedad canaria lucha por ser libre y próspera, sin más ambición que estar al servicio del pueblo al que todos hablan pero que pocos se han molestado en querer entender.

Javier A. Rodríguez


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *