27867743_1932247097091492_2154182585901141739_n

La sentencia a la manada, el ataque a la libertad de expresión, los casos de corrupción, una única lucha

La suavidad de la sentencia a “La Manada”, grupo de agresores machistas entre los que se encontraba un guardia civil y un militar, donde se les pide solo 9 años de cárcel, y que en que en 12 meses podrán estar disfrutando de permisos penitenciarios, mientras otros jóvenes llevan más de un año en la cárcel por una pelea en un bar, y se les pide 65 años, desgraciadamente no es sino otra mas que se añade a lista de esta dictadura burguesa injusta, cruel y represora contra las oprimidas enmarcada en una monarquía.

Hace poco quedo más que demostrado con el caso de Catalunya que ningún pueblo podrá ser libre, ni tener derecho a la autodeterminación, ni soberano ni nada de nada bajo la monarquía, el día a día, nos demuestra que tampoco habrá libertad de expresión ni garantías democráticas mínimas. El último ejemplo el caso de Roberto Mesa, ejemplo que se suma a los muchos otros casos que aparecen casi a diario de coacción y represión contra la libertad de expresión y la democracia. Pero es que tampoco habrá feminismo ni equiparación LGTB con la heterosexualidad (por razones obvias, la monarquía como institución hereditaria de varón en varón, y el reinado de una pareja heterosexual entre otras muchas cosas, lo hace absolutamente incompatible con los derechos y demandas feministas y LGTB). También, este sistema capitalista y monárquico se ha mostrado absolutamente incompatible para combatir la corrupción, precisamente contra quienes defienden este régimen, que suelen coincidir con los implicados en casos de corrupción, con el partido que nos gobierna con más de 900 casos de corrupción, muchos de ellos en la cúpula, en el propio presidente del gobierno.

Insisto, está más que demostrado que bajo el régimen capitalista del Reino de España jamás se podrá  tumbar al capitalismo ni acabar con el fascismo, por lo tanto, no habrá justicia social, ni para los pueblos, ni igualdad, ni libertad, ni democracia para nadie más que para ellos mismos.

Lo de “La Manada” no es un caso aislado, ni lo podemos aislar nosotras de todo lo demás. Ni el resto de casos de machismo a través de un heteropatriarcado institucionalizado son casos aislados. Ni tampoco los casos de corrupción. Ni la represión en Catalunya. Ni los ataques a la libertad de expresión. Ni el desmantelamiento de las pensiones públicas. Igual que no son casos aislados, sino parte de un todo, de un régimen capitalista y monárquico que atenta a diario contra nuestras libertades, derechos, incluso nuestra propia vida y dignidad, las respuestas no pueden ser por separado, sino unidas respetando su diversidad y pluralidad, a través de una lucha social, popular, de las oprimidas en todos los campos, contra los opresores. Solo así, gestionando una respuesta unitaria y diversas, de las de abajo contra las de arriba, desde la solidaridad, dejando a un lado las diferencias, podremos darle la vuelta de una vez por todas a la actual situación.

Pero como he dicho anteriormente, todas nuestras reivindicaciones y luchas jamás van a ser escuchadas ni tenidas en cuenta bajo un régimen que no solo ampara, sino que forma parte y es la fuente desde donde nace la opresión y la injusticia que combatimos. Un nuevo marco político a nivel de Canarias, pero necesariamente también a nivel Estatal, para poder hacer efectivo realmente el nuevo marco político en Canarias, se hace estrictamente necesario para avanzar en cuanto a justicia social, e incluso medioambiental. Debemos ir a la raíz del problema, ser consientes y realistas, y afrontar estas luchas con la madurez que nos demanda el momento histórico. Solo a través de una república socialista de carácter confederal se puede avanzar hacia todas las reivindicaciones, reclamaciones y luchas del pueblo trabajador. Derecho a la autodeterminación y respeto a las nacionalidades, libertad de expresión, democracia, feminismo, derechos LGTB, justicia social, libertad, anticapitalismo, defensa del medio ambiente. Es en la lucha por la república socialista, popular y confederal donde se abre un camino real hacia la consecución de los objetivos que reclamamos y que reivindicamos. Es la bandera, el símbolo que representa todas estas luchas por un vía real, por no querer seguir dándonos cabezazos contra el mismo muro una y otra vez y cometer los mismos errores.

Hay solución. Hay un camino.

 POR LA UNIDAD EN LA DIVERSIDAD DE LAS LUCHAS.

¡POR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y CONTRA LA REPRESIÓN!

¡POR LA DEMOCRACIA PARA EL PUEBLO TRABAJADOR!

¡POR LA LIBERTAD Y LA JUSTICIA SOCIAL!

¡POR EL DERECHO A LA SOBERANÍA Y LA AUTODETERMINACIÓN DE CANARIAS Y DEL RESTO DE PUEBLOS OPRIMIDOS!

¡POR EL FEMINISMO, EL MEDIO AMBIENTE, CONTRA EL CAPITALISMO Y  EL HETEROPATRIARCADO!

¡POR LA REPÚBLICA SOCIALISTA CONFEDERAL QUE DE PASO HACIA ELLO!

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados